EE. UU. roba el dinero de Afganistán y mata de hambre a su pueblo

Ryan Grim, The Intercept (Podcast, Deconstructed), 13 mayo 2022

Traducido del inglés por Sinfo Fernández


Ryan W. Grim (nacido el 23 de marzo de 1978) es un autor y periodista estadounidense. Grim fue jefe de la oficina de Washington, D.C. para HuffPost y es el jefe de la oficina de Washington, D.C. para The Intercept. También es comentarista político en The Young Turks y aparece con frecuencia en The Majority Report con Sam Seder.

Mientras la crisis económica de su país continúa descontrolándose, los afganos se ven obligados a recurrir a medidas cada vez más desesperadas para poder conseguir alimentos suficientes para sus familias. La crisis se debe a la negativa de Estados Unidos de liberar las reservas congeladas del Banco Central de Afganistán, una medida que podría restablecer cierta apariencia de normalidad en la economía. El periodista afgano Masood Shnizai se une de nuevo al podcast para explicar la situación en su país.

Locutor: La ONU declara que se ha desatado un nivel de hambre aguda por todo el mundo, con un número de personas afectadas cada vez mayor, con 3 millones en el último año. Pero el aumento de este año se debe en gran medida a la creciente inseguridad alimentaria en Afganistán, donde más de la mitad de la población sufre de desnutrición. Las agencias de ayuda alimentaria dicen que millones de niños podrían morir de hambre.

Ryan Grim (RG): Esta semana, Afganistán recibió una rara atención en el Congreso en una audiencia en la que el senador Chris Murphy, demócrata por Connecticut, interrogó a los testigos sobre la crisis fomentada por Estados Unidos que está desarrollándose allí.

Senador Chris Murphy (CM): Me gustaría que todos ustedes nos aconsejaran sobre la mejor manera de desbloquear la importante cantidad de dinero que Estados Unidos tiene actualmente a su disposición para tratar de abordar esta crisis. En febrero el presidente Biden autorizó 3.500 millones de dólares, es decir, aproximadamente la mitad de los activos congelados de Afganistán, para que se utilizaran «en beneficio del pueblo afgano». Pero tres meses después, todavía no hemos averiguado cuál es ese mecanismo de financiación internacional que sigue sin ponerse en marcha.

RG: El primero en hablar fue David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, cuya organización ha estado tratando de hacer llegar los alimentos directamente a los necesitados sin que pasen por las manos del gobierno talibán.

David Beasley: Así que nos sentamos con los talibanes y les dijimos: Miren, nadie les va a dar dinero. Permitan que llegue directamente, sin que aparezcan sushuellas.

Ellos consintieron, pero no nos ha servido de mucho. Todo fue bien mientras el dinero nos llegó directamente. Pero debido a la carencia de fondos, nos hemos visto obligados que recortar, recortar y recortar, e intentar llegar al menos a los que están ya llamando a la puerta del hambre. Pero tenemos que liberar esos fondos cueste lo que cueste, porque o conseguimos más dólares, o habrá hambruna, habrá desestabilización, lo que significa que habrá más migración saliendo de Afganistán. Y los grupos extremistas podrán reclutar cifras extraordinarias de reclutas para actividades de entrenamiento terrorista.

RG: La siguiente fue Tjada Dorian McKenna, directora general de Mercy Corps, una ONG humanitaria mundial.

Tjada D’Oyen McKenna: Hemos visto en las noticias que las familias venden a las jóvenes por el dinero de la dote, porque no tienen ningún dinero. La producción de opio está por las nubes, tenemos que ayudar a salvar a la gente de la inanición.

CM: Pero el dinero que llega directamente a su programa, ¿no enriquece a los talibanes de alguna manera?

TDM: No. No. Hemos estado trabajando con el Tesoro para crear diferentes normas para poder programar esos fondos.

CM: Esto debería haberse hecho hace mucho tiempo. En un mundo en el que estamos hambrientos de recursos, aquí se encuentran, por el momento 3.500 millones de dólares que están listos para ser utilizados. Y usted ha señalado que la programación que está llevando a cabo sobre el terreno ahora mismo beneficia directamente al pueblo afgano sin beneficiar injustamente a los talibanes. No están solos en ese club, hay muchos mecanismos que nos permitirán hacer ambas cosas: salvar vidas y asegurarnos de que este dinero no acaba en manos de la gente equivocada. Así que espero que este comité pueda trabajar con la administración para acelerar un mecanismo que permita liberar ese dinero. Gracias, Sr. presidente.

RG: Ahora bien, la idea de que Estados Unidos necesita un nuevo mecanismo para que el dinero de Afganistán llegue a Afganistán es un poco absurda. Hemos pasado 20 años construyendo un banco central independiente allí que sigue siendo funcional e independiente. Las reservas pertenecen al banco, por lo que simplemente se le podrían devolver; Estados Unidos podría controlar el movimiento del dinero y retirarlo si no nos gustara lo que está ocurriendo. No estamos reteniendo el dinero porque no sepamos qué hacer con él. Lo retenemos porque eso es lo que queremos hacer. El resultado ha sido el colapso de la economía afgana.

***

En enero hablamos con el periodista afgano Masood Shnizai sobre la situación en ese país. Esta semana, volvemos a contactar con él.

Bienvenido de nuevo a Deconstructed, Masood Shnizai. Gracias por acompañarme de nuevo.

Masood Shnizai (MS): Gracias, Ryan. Gracias por recibirme. Es un placer estar aquí.

RG: La última vez que hablamos fue a mediados de enero, hace unos cuatro meses. Aproximadamente un mes después, la administración Biden anunció que finalmente había tomado una decisión sobre lo que iba a hacer con los activos, con las reservas del Banco Central Afgano que había incautado. Pensaba dividirlas. Tomar la mitad de las reservas para gastarlas en ayudar al pueblo afgano, y tomar la otra mitad para dársela a las víctimas del 11 de septiembre.

Cuando hablamos por primera vez, hablamos mucho de las reservas del Banco Central y de cómo su incautación había paralizado básicamente la economía, del mismo modo que si algún país extranjero incautara todos los activos de la Reserva Federal de Estados Unidos, la economía se paralizaría.

En aquel momento dijiste que la gente estaba quemando muebles, vendiendo muebles solo para sobrevivir y esto fue a mediados de enero. Nada ha cambiado en términos de los activos que se liberan, pero ¿cómo fue el invierno? ¿Cómo fueron enero y febrero? ¿Hay una nueva normalidad? ¿Y cómo estás?

MS: Muchas gracias. Me encuentro bien. El invierno fue muy malo para todo el pueblo de Afganistán, especialmente para la gente pobre.

En invierno, cuando uno recorre las calles de la ciudad, ve a las mujeres sentadas sobre la nieve mendigando en las condiciones climáticas más duras. Una situación terrible.

RG: ¿Cómo es ahora?

MS: Ahora, la pobreza sigue allí. No se ha eliminado. La gente ya se ha acostumbrado a la vida, a la nueva vida. Pero hay muchos mendigos. El número de pobres, el número de desempleados y la pobreza aumentan. No ha sucedido nada significativo que pueda cambiar la situación.

RG: Y sin decir nada que te pueda crear problemas, ¿cómo es un día típico o una semana típica para ti?

MS: Bueno, yo soy un productor y periodista local, y estoy trabajando. Estoy ocupado con periodistas y cineastas occidentales la mayor parte del tiempo. Así que no tenemos problemas para trabajar. No tenemos problemas para recorrer el país con periodistas occidentales. La semana pasada, viajamos a Kandahar, a Helmand, a Lashkargah, a lugares que fueron bastiones de los talibanes a lo largo de la historia, y no tuvimos problemas de seguridad.

RG: ¿Estás viajando con periodistas occidentales?

MS: Sí, estoy viajando con periodistas occidentales. Viajamos de Helmand a Kabul por carretera durante, creo que fueron, 15 o 16 horas. Y no tuvimos ningún problema. Estuvimos viajando también esa noche.

RG: ¿Cómo se compara eso con lo que ocurría antes de que los talibanes tomaran el control?

MS: En cuanto a la seguridad, es mucho mejor, porque en aquel momento los talibanes tenían como objetivo a los occidentales, a los estadounidenses. Pero ahora son muy hospitalarios con los periodistas y otras personas occidentales. Así pues, ha cambiado mucho.

RG: ¿A qué se debe ese cambio? ¿Crees que es solo porque ahora están en el poder y la guerra ha terminado? ¿O hay algo más que explique esta libertad de movimiento en medio de una hambruna?

MS: Bueno, están diciendo que la guerra ha terminado ya, que estábamos luchando porque Afganistán estaba bajo ocupación estadounidense, y que había estadounidenses y otros occidentales con sus armas y pistolas para matarnos. Pero ahora ya no vienen a matarnos; vienen por otros asuntos, así que estamos contentos de que vengan. Y tenemos la responsabilidad de protegerlos a todos, incluidos los propios afganos. Por tanto, sienten la responsabilidad de proteger a cualquier visitante y a todo el mundo en el país.

RG: Y dado que puedes mantenerte ocupado con el trabajo, imagino que probablemente sientas cierta responsabilidad por muchos familiares o amigos. ¿Estás ayudando a otras personas? ¿Qué presión hay sobre las personas que pueden encontrar trabajo en la economía afgana?

MS: Sí. Hay que ayudar a otras familias, como parientes, familia, amigos. Así que, sí, hay tensión en la gente que trabaja. Tengo amigos que están trabajando en Estados Unidos y otros lugares, y cada uno de ellos está ayudando a más de dos familias. Tengo un amigo que ayuda a cinco familias. Está en Estados Unidos y está ayudando a cinco familias aquí en Afganistán.

RG: Y dadas las sanciones, ¿cómo están recibiendo el dinero? ¿Se trata principalmente de criptomoneda?

MS: En realidad, los bancos no están aún operativos y la situación del sistema bancario es muy mala. Si tienes dinero en el banco, tienes que esperar. Y solo podrás conseguir una parte de ese dinero.

Hay otras formas, como el cambio de moneda, y si quieren enviar dinero a Afganistán, tienen que llevar dinero en efectivo o hacer una transferencia a los bancos de Dubai, y luego desde Dubai utilizan los servicios de cambio para transferirlo al país.

Y los occidentales que vienen a Afganistán, todos traen dinero en efectivo. MoneyGram empezó a funcionar. Creo que Western Union también funciona ahora. La gente no está acostumbrada al cripto. La criptomoneda es solo una posibilidad en situaciones críticas.

RG: ¿Qué hace la gente en Afganistán con la criptomoneda una vez que la ha conseguido? ¿Pueden comerciar con otras personas? Sé que es una cosa pequeña y marginal. Pero tengo curiosidad por saber cómo se desarrolla.

MS: Sí, la gente que conozco que está metida en el mundo de las criptomonedas, solo está comerciando con criptomonedas por dólares, o está comerciando con criptomonedas con otras criptomonedas para ganarse la vida con eso. Y algunos de ellos, por desgracia, pierden dinero. Y otros, en cambio, sí que están haciendo algún dinero.

RG: En efecto.

MS: Y están sobreviviendo con eso.

RG: Nos has dicho que los bancos siguen básicamente sin abrir. Y eso es directamente una consecuencia de que EE.UU. haya confiscado los fondos del Banco Central Afgano. La última vez que hablamos, los importadores también lo estaban pasando muy mal, porque esa es una función que depende mucho también del Banco Central, de la balanza de pagos. ¿Cuál es la situación del funcionamiento de la economía en general? Cuando hablamos, nos dijiste que había un enorme número de tiendas que acababan de cerrar, que los trabajadores no podían cobrar sus salarios y que la gente no podía importar bienes. ¿Ha cambiado algo de eso como resultado de la entrada de otros países? ¿Hay formas más creativas de maniobrar en la economía? ¿O sigue en un estado bastante congelado?

MS: Las tiendas normales, las tiendas de comestibles, los supermercados y la electrónica, estas tiendas están funcionando, pero los grandes negocios no. Puedo poner un ejemplo: los 270 medios de comunicación que operaban en Afganistán, antes de la caída, cerraron. Han cerrado en los últimos dos meses. Ese es solo un ejemplo. Las universidades van a reducir su personal, y muchas otras empresas, como las grandes fábricas, porque no hay exportaciones y no son capaces de importar materia prima. Las industrias están cerradas. Así que solo hay productos básicos como la harina, como el arroz, el aceite, estas cosas porque son las necesidades básicas y tenemos que conseguirlas como sea. Los comerciantes encuentran algún modo para importarlas.

RG: ¿Cómo están los precios?

MS: Los precios, en comparación con el año pasado en mayo, son más altos, son muy altos. El valor del dólar ha bajado un poco desde la última vez que hablamos; un dólar ahora mismo está en torno a los 85 de la moneda afgana. Los precios se dispararon mucho en el invierno, en los primeros meses del invierno. Pero ahora, como están entrando algunos dólares en el país con la ayuda de las Naciones Unidas, por esa razón, el dólar ha bajado un poco.

RG: Correcto, porque cuando hablamos parecía que había muy pocos dólares circulando por toda la economía. Y aunque el Banco Central no ha sido capaz de operar como quiere, al bombear la ONU algo de dinero en una especie de forma keynesiana, se está empezando a ver un efecto, se está empezando a ver que los dólares circulan de nuevo.

MS: Sí. Sí. Eso tiene algún efecto en los dólares. Pero todavía no hay liquidez; hay muy poca liquidez en los mercados monetarios. La inyección de los dólares de la ONU no está ayudando mucho.

El informe de la ONU sobre la seguridad alimentaria dice que hay 20 millones de afganos -la población total es de unos 35 millones- que se enfrentan a inseguridad alimentaria aguda. Están en situación de crisis o de emergencia. Pero hace tres o cuatro meses eran 22 millones. Así que solo han mejorado 2 millones. Todavía hay 20 millones de personas que se enfrentan a inseguridad alimentaria aguda.

RG: ¿Y cómo se ve eso? Aquí en los Estados Unidos, acabamos de recibir las cifras de nuestra inflación anual y nuestra inflación aumentó, creo, un 8,5% año tras año, y tiene al pueblo estadounidense apoplético de rabia. Los precios de la gasolina han subido, los precios de los alimentos han subido, actualmente tenemos escasez, de hecho, de fórmula infantil.

Pero tengo curiosidad por saber cómo se vive eso, y solo en comparación con el Afganistán anterior, ¿qué significa tener 20 millones de personas que se enfrentan a una aguda inseguridad alimentaria? ¿Cambia la cultura? ¿Está la gente más enfadada entre sí? ¿Se queda la gente mucho más en casa? Quiero decir, ¿qué efectos tiene sobre una sociedad tener a tanta gente que simplemente no puede permitirse alimentarse de forma eficiente?

MS: En primer lugar, la gente se siente decepcionada y desesperada. E intentan abandonar el país. Miles de personas están, cada día, saliendo del país.

RG: ¿Hacia Irán o en qué dirección se dirigen?

MS: Sí, hacia Irán. Y algunas personas tratan de ir a Turquía. Y de ahí a los países europeos.

Con tanta pobreza en la sociedad, el número de delitos aumenta, como los secuestros en algunas ciudades. La situación de la seguridad en la mayoría de las ciudades es buena. Pero hace poco me enteré de que en Herat, en la ciudad occidental de Herat, se está volviendo a secuestrar a gente, que hay robos y asaltos a coches. Esto preocupa mucho a todo el mundo.

Y la gente se deprime. La gente está muy deprimida, la situación psicológica es mala. Antes del cambio de poder, siempre estaban estresados, estaban deprimidos por la guerra. En todas partes moría gente, con los bombardeos y los combates, pero ahora la gente está muy estresada por no tener trabajo, por no tener dinero y por la falta de empleo.

Según informó el SIGAR, nuestro Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán, 900.000 personas perdieron sus empleos en Afganistán. Básicamente, las mujeres son las más afectadas porque la mayoría de ellas perdieron sus empleos. Aunque aún hay mujeres trabajando.

RG: ¿Y por qué perdieron sus empleos? ¿Los talibanes no permiten que las mujeres trabajen o es que han desaparecido sus empleos?

MS: No, los talibanes permiten que las mujeres trabajen. Pero las mujeres que trabajan en los puestos más altos en el gobierno, perdieron sus empleos porque miembros talibanes las reemplazaron. Y algunas empresas que empleaban a mujeres, redujeron el número de empleados o cerraron. Y algunas empresarias que empleaban a otras mujeres, abandonaron el país y sus negocios cerraron. Hay diferentes situaciones.

RG: Sé que no puede responder por todos los habitantes del país. Pero si la gente hubiera sabido el verano pasado, cuando EE. UU. se retiró, o cuando le expulsaron, que también confiscarían todos los activos del Banco Central y cerrarían básicamente la economía afgana y crearían estas condiciones de hambruna, ¿cómo habría respondido la gente? ¿Preferiría la gente las incursiones nocturnas y los bombardeos y la guerra con una economía en funcionamiento? ¿O prefieren la relativa paz y seguridad, mientras tantos seres huyen y mueren de hambre? ¿O es una pregunta absurda, porque la gente simplemente huye, y por tanto la respuesta es ninguna de las dos cosas?

MS: En realidad, hay una respuesta. La respuesta es que la gente se divide, para responder a esta pregunta, entre la gente de las ciudades y la gente de las zonas rurales.

La gente de las zonas rurales que trabaja principalmente en la agricultura, pero que, debido a la guerra, a los combates, a los nitratos y a los bombardeos, no tenían una buena vida y eran asesinados y no podían trabajar adecuadamente en sus granjas, esa gente está feliz. Están contentos de que la guerra haya terminado y de que puedan trabajar libremente y de que no pierdan a más parientes o familiares.

Pero en aquel momento, en las ciudades no había combates. Había paz en las ciudades hasta cierto punto y la gente tenía trabajo y libertad; tenía libertad de expresión y muchas otras cosas. Y lo perdieron. Perdieron sus trabajos. Y algunos de ellos, o la mayoría, no puedo decir qué porcentaje, preferirían tener la guerra y los empleos. Así que es difícil responder. Porque incluso en la ciudad, hay algunas personas que no están satisfechas con la situación actual, con los desafíos económicos. Pero también hay algunos que están contentos por la seguridad y la paz que hay.

RG: Hace poco también se supo que los talibanes están ordenando a las mujeres que se cubran de pies a cabeza. ¿Cómo se ha recibido esto? ¿Se está cumpliendo? Ha habido algunas noticias sobre algunas pequeñas protestas aquí y allá. ¿Cuáles han sido las consecuencias de tal anuncio?

MS: Sí, hubo algunas pequeñas protestas en la capital, Kabul. Esa decisión aún no se ha aplicado. La gente de Afganistán, las mujeres, llevan habitualmente el hiyab. Así que no supone una diferencia para la mayoría de la gente. El burka, cubrirse la cara, no es obligatorio. El burka forma parte de la sociedad afgana, pero no es obligatorio. Pero el hiyab está abierto a algunas interpretaciones, porque está el hiyab habitual, pero también se considera un hiyab si se va con la cabeza cubierta. Pero se dice que, en algunos casos, cuando una mujer que no es demasiado joven, pero no es vieja, si se topa con un extraño yi hay alguna tentación, de acuerdo con la ley de la Sharia, tiene que cubrir su rostro, excepto los ojos.

Esta cuestión es algo imprecisa. Aun así, hay cierta reacción por parte de algunas mujeres, en los medios sociales y en la ciudad de Kabul.

RG: Cuando los talibanes pusieron en marcha esta medida, ¿cuál fue su explicación de por qué era necesaria en este momento? ¿Entra en conflicto con lo que dijeron cuando volvieron al poder y afirmaron ser algo así como talibanes reformados?

MS: ¿Están diciendo que Afganistán es un país islámico, que toda la población de Afganistán es musulmana y que el hiyab forma parte de la ley y la religión islámicas?

RG: Supongo que es un indicador de qué facciones dentro de los talibanes están ganando las batallas internas por el control.

MS: Bueno, en realidad no sabemos quién está ganando y no hay muchos combates entre ellos. El público no sabe lo que está pasando. Están las dos facciones, pero siempre dicen que son uno, que no tienen ninguna disputa o que no están en desacuerdo en nada.

Realmente no sabemos quién está ganando y quién está perdiendo. Porque el gobierno que se formó en septiembre sigue siendo el mismo gobierno, las mismas personas dirigen el gobierno, los mismos ministros, el primer ministro es el mismo, el líder es el mismo, nada ha cambiado.

RG: Y Estados Unidos no ha ofrecido ninguna explicación seria de por qué está creando tanta muerte y miseria en Afganistán. Pero a menudo, el razonamiento es que este tipo de actitudes hacia un país hará que la gente se enfade con el gobierno. Es una forma de debilitar al gobierno. ¿Cuál es la actitud de la gente hacia los talibanes en este momento? ¿Se está volviendo el sufrimiento en su contra?

MS: La gente no culpa solo a los talibanes del sufrimiento. Culpan a Estados Unidos, al antiguo gobierno y a los talibanes, de modo que todos ellos, los talibanes, son parte de esto.

Así pues, hay algunas cosas que a la gente le gustan de los talibanes: Han puesto fin a la guerra, a la corrupción en el pasado y a los bombardeos, a los ataques aéreos, etc. Hay otras cosas por las que a la gente no le gustan de los talibanes, como que no permiten que todas las niñas vayan a la escuela. Solo permiten que las niñas vayan del primer al sexto grado, y luego que las niñas vayan a la universidad, pero las niñas del séptimo al duodécimo grado aún no pueden ir a la escuela. Así que la gente está enfadada por esto. Y por la cuestión de la inclusión. Y por la de las mujeres también.

RG: También se ha informado de algunos ataques del ISIS contra algunos lugares de culto chiíes. ¿Dónde se han producido? ¿Están creando un ambiente de miedo o inseguridad o han sido hechos bastante aislados?

MS: En el mes de Ramadán hubo algunos ataques en Kabul, dos o tres, y uno en Kunduz, en los que murieron unos 50 chiíes. Pero la situación es tranquila últimamente. No hemos visto nada últimamente. En el último mes, sí, hubo algunos ataques, pero no en todas partes. Solo hay algunos ataques aislados del ISIS y los talibanes están tratando de luchar contra ellos, de encontrarlos y de arrestarlos.

RG: Si tuvieras que hablar de lo que es la economía afgana, en este momento, ¿cuál dirías que es el tipo de industria en la que se basa la sociedad? Y si es en el sector agrícola, ¿está empezando a recuperarse del todo?

MS: Bueno, la economía de Afganistán se basa principalmente en la agricultura. Pero también en los servicios. Tuvimos sequía el año pasado. Y este año tampoco hemos visto muchas precipitaciones. Y no hemos tenido mucha nieve.  Nos tememos que este año tengamos también sequía, y eso afectará a la gente y a la economía. Incluso las Naciones Unidas informan que se temen una sequía y una mala situación económica debido este hecho. Y el sector de los servicios también se ve afectado, porque hay menos liquidez y menos dinero, y la mayoría de los negocios no están ganando lo suficiente para sobrevivir, y algunos de ellos están cerrando.

RG: ¿Qué efecto ha tenido la guerra en Ucrania, la invasión rusa de Ucrania?

MS: Hasta ahora no ha tenido un impacto significativo.  Debido a la escasez de alimentos y de trigo en Afganistán, estos productos básicos los importamos de países como Kazajstán y los países de Asia Central, pero Ucrania es uno de los grandes exportadores de trigo, por lo que se teme que haya una escasez de productos básicos alimentarios, y que esto afecte a Afganistán. Porque la agricultura de Afganistán no es autosuficiente, y todavía hay escasez, y el precio de los alimentos podría aumentar. Así que ese es el temor sobre la guerra en Ucrania.

Y también sobre los precios del combustible.

RG: Oh, sí. ¿Cómo están los precios del combustible?

MS: Sí, los precios del combustible han subido mucho desde el año pasado. En algunos de los productos básicos, los precios bajaron un poco, pero los precios del combustible no. Siguen siendo altos.

RG: Se ha insinuado que China estaba buscando involucrarse más estrechamente con Afganistán ahora que Estados Unidos se ha ido. ¿Han conducido esas insinuaciones a algo?

MS: Bueno, hay algunas empresas chinas. Las veo, vienen aquí y buscan hacer negocios con los afganos para trabajar en la industria minera y en otras industrias.

Pero todavía no hemos visto nada destacable. Tal vez en el futuro, porque todavía están trabajando y, políticamente, están cerca del gobierno. Los chinos están cerca de ellos. Pero no han dicho nada sobre el reconocimiento. Creo que todos los países están esperando a que Estados Unidos reconozca al nuevo gobierno. Entonces todos los demás países lo reconocerán, incluso China.

RG: ¿Hay alguna esperanza entre el pueblo de que eso vaya a ocurrir en algún momento relativamente pronto? ¿O la gente se resigna a vivir esta vida hasta que algo cambie?

MD: Hay algo de esperanza en que Estados Unidos reconozca al gobierno, porque si no lo reconocen, todo el mundo teme que le ocurra algo realmente malo a Afganistán, e incluso los talibanes esperan que Estados Unidos los reconozca, aunque sea a un rango inferior. Esperan que Estados Unidos reconozca y normalice la relación con Afganistán, porque incluso durante la guerra con los soviéticos, Estados Unidos ayudó a los afganos.

Pero después de la guerra, simplemente abandonaron Afganistán y se olvidaron de él. Y luego hubo una guerra civil, y después se convirtió en un santuario para las organizaciones terroristas. Así que ahora, de nuevo, esperan que Estados Unidos los reconozca para que la situación económica se estabilice y la relación con el resto del mundo se normalice para que la economía mejore. Y entonces nos convertiremos en un país como cualquier otro país del mundo.

RG: Teniendo en cuenta lo que has dicho sobre el aumento de la delincuencia y la violencia en ciudades como Herat, ¿cuánto tiempo crees que los talibanes podrían aguantar en estas condiciones antes de que se conviertan en un Estado fallido y estalle otra guerra civil, como ocurrió en la década de 1990?

MS: Creo que están haciéndolo bien a la hora de controlar la violencia, la seguridad y la delincuencia. El número de delitos en Herat no es tan elevado como antes, como hace un año o hace unos años.

RG: Es alto pero no tanto como antes.

MS: Sí. Sí.

RG: La ocupación de Estados Unidos. Ya veo.

MS: Exactamente.

RG: En otras palabras, Afganistán podría seguir adelante en esta grave situación, al parecer, por un tiempo muy largo, con la gente que sigue huyendo, pero sin que llegue a afectar realmente a la estabilidad del gobierno.

MS: Sí. Pero también, ya sabes, en algunas partes del norte de Afganistán, no sé, en realidad, porque no he estado allí, pero en las redes sociales puedo ver que la gente está hablando de que hay algunos combates. A veces atacan a los talibanes, o colocan artefactos explosivos improvisados, pero no he estado allí. Así que no lo sé.

RG: Y alrededor de un millón de refugiados afganos han huido a Irán. Y me pregunto si tienes alguna idea de cuál ha sido el efecto dentro de Irán, porque una parte de mí, al mirar hacia atrás a partir de esto, empieza a preguntarse: Bueno, veamos quién se beneficia y quién sufre con esto. Me imagino que hay algunos personajes dentro del gobierno de Estados Unidos que consideran que el debilitamiento de Irán les beneficia.

MS: ¿Quieres decir que Irán está debilitado a causa de los refugiados?

RG: ¿De la misma manera que, digamos, Europa se desestabilizó a raíz de la crisis de los refugiados sirios?

MS: Humm

RG: ¿Tal vez sospechan que Irán se desestabilizaría por una crisis de refugiados afganos?

MS: Tal vez. No lo sé. Porque los refugiados que están en Irán, solo esperan a salir de Irán para ir a los países europeos. Porque en Irán los refugiados afganos son tratados muy mal por el régimen iraní y por el pueblo iraní. Así que también tienen una situación muy miserable allí.

RG: ¿Confían en que Irán sea algún tipo de estación de paso para llegar a Europa?

MS: Sí. Sí. Sí.

RG: ¿Tienes una idea de cuántos están haciendo ese viaje con éxito?

MS: Es una tarea muy difícil. Tienen que cruzar ilegalmente la frontera con Turquía, y la mayoría de ellos son atrapados por la policía iraní. Y luego son deportados a Afganistán. Así que muy pocos tienen éxito. La mayoría de ellos… fracasan.

RG: Bien, pero una vez que están en Turquía, ¿cruzan el Mediterráneo? ¿O van a través de Europa del Este?

MS: Sí, creo que cruzan el mar Mediterráneo y hasta Grecia, y luego a Europa del Este.

RG: ¿Qué esperas para Afganistán esta primavera y verano?

MS: Bueno, recientemente hubo noticias sobre una decisión del gobierno talibán de  celebrar un alto consejo o una gran asamblea sobre el futuro de Afganistán y sobre el futuro gobierno. Así que ese anuncio y esa decisión suscitaron cierta esperanza sobre el futuro del país.

Creo que, si algo así ocurre, ya sabes que en el pasado tuvimos la Loya Yirga, que es como un gran consejo que representa a todo el pueblo de Afganistán. Si se produce algo así, y llegan a una constitución, y deciden un gobierno inclusivo, entonces habrá alguna esperanza para el futuro de Afganistán. Y si el sistema sigue en el mismo tipo de situación, no sé cómo va a poder mejorar.

RG: Y esa conferencia tipo Loya Yirga, ¿podría ser una forma de que Estados Unidos diga: OK, esto ya es suficiente para nosotros. ¿Es esa la esperanza?

MS: Sí, creo que sí. Porque Estados Unidos y la comunidad internacional dicen que esperan que los talibanes incluyan a otras partes de la sociedad en la política, en el gobierno, y también que permitan que todas las niñas vayan a la escuela y que tengan un gobierno que sea aceptable para toda la gente de este país. Si eso ocurre, no habrá razones para que la comunidad internacional y Estados Unidos no reconozcan a Afganistán y a su gobierno.

RG: ¿Cómo están Kandahar y Helmand? Has dicho que ha viajado allí recientemente. ¿Qué viste allí?

MS: Fuimos a finales de abril. Para el Eid, que es una fiesta musulmana, una fiesta religiosa. Y viajé allí con algunos reporteros y cineastas estadounidenses a Kandahar.

Fuimos a cubrir la oración del Eid, que era una ceremonia muy grande, y se presentó allí el líder de los talibanes en una aparición pública sorpresa. Estábamos allí. Pero a las cámaras, a los reporteros, no se nos permitió acercarnos a él para verlo o filmarlo. Pero apareció allí. La gente que estaba dentro de la mezquita lo vio. Y dirigió la oración. Tenía un mensaje. Y sobre la situación allí, en Kandahar, la seguridad era muy buena. Porque cuando entramos en la mezquita, no se registró a la gente. Todo el mundo podía entrar libremente. A pesar de que el líder venía.

RG: Oh, guau. Nosotros no hacemos eso aquí en los Estados Unidos.

MS: ¿No lo hacéis? [Risas.]

RG: No, solo para entrar en la capital o cualquier otra cosa: para entrar en un avión, de hecho, tienes que pasar por detectores de metales.

MS: Sí, pero no hubo ningún problema. Así que todo el mundo pudo ir allí sin ser registrado, lo que era algo nuevo.

Y también viajamos a Helmand, a Garmsir, debes haber oído hablar de Garmsir, que es un bastión muy grande de los talibanes. Y estuvimos conduciendo por las carreteras de allí durante horas.

Y la seguridad era muy buena allí. Y los reporteros y periodistas estadounidenses fueron tratados muy bien por la gente y por los miembros de los talibanes. Así que esto fue realmente interesante.

RG: ¿Les sorprendió esto a los periodistas? ¿Fue diferente a sus anteriores viajes por la región?

MS: Bueno, sí, dijeron que era diferente a la situación anterior, porque durante la invasión estadounidense habían viajado, pero iban empotrados con las Fuerzas de Marines estadounidenses. Y nunca salían de las bases sin seguridad. Pero ahora estaban entre la gente, hablaban con la gente y con los miembros de los talibanes.

RG: ¿Dijeron que había cambiado algo de lo que pensaban sobre la región o el conflicto del país? ¿Como hablar libremente con la gente?

MS: Sí, sí. Dijeron libremente a la gente, por ejemplo, estuve aquí hace diez años con los marines e informé sobre la guerra. Y ahora estoy aquí de nuevo para ver cuál es la diferencia, y sí, la gente está contenta de que los estadounidenses se hayan ido y este tipo de cosas. Estaban hablando libremente con la gente.

RG: Humm. Bueno, ¿cómo es la situación económica en Kandahar y Helmand en comparación con Kabul?

MS: La situación de Kandahar parecía mejor que la de Kabul. Porque en Kandahar apenas se veían mendigos en las calles. Pero en Kabul hay muchos. Si conduces por las calles, cada minuto verás a unos cuantos mendigos pidiendo ayuda, pidiendo dinero.

RG: ¿Qué crees que explica esto? ¿Es que la economía de las ONG se ha desmoronado por completo en Kabul y, para empezar, había menos de esa economía occidental en Kandahar? ¿O por qué cree que Kandahar ha resistido mejor este colapso que Kabul?

MS: Creo que en Kabul había muchas empresas, ONG y otras organizaciones en las que la gente solía trabajar y tenía empleo, y muchas de ellas cerraron. Mucha gente perdió sus empleos; y había mucha construcción en marcha. Ahora todo está parado.

Pero Kandahar es una ciudad fronteriza. Tiene frontera con Pakistán y en ella hay mucho comercio. Así que la gente está ocupada con el comercio y el contrabando y este tipo de negocios, y todavía están haciendo dinero en la frontera.

RG: Entendido. Tiene sentido. Muy bien.

Bueno, Masood, gracias de nuevo por acompañarme.

MS: De nada, Ryan. Muchas gracias. Gracias por acogerme.

RG: Este fue Masood Shnizai. Y este ha sido nuestro programa.

Foto de portada: Un hombre distribuye pan a mujeres afganas con burka en el exterior de una panadería en Kabul, Afganistán, el jueves 2 de diciembre de 2021. (Petros Giannakouris/AP; Ilustración: The Intercept)

Voces del Mundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s