Si cae Rusia, cae el mundo (El excepcionalismo se globaliza)

John Feffer, TomDispatch.com, 18 septiembre 2022

Traducido del inglés por Sinfo Fernández


John Feffer, colaborador habitual de TomDispatch, es autor de la novela distópica Splinterlands y director de Foreign Policy In Focus en el Institute for Policy Studies. Frostlands, original de Dispatch Books, es el segundo volumen de su serie Splinterlands, y la última novela de la trilogía es Songlands. Otro de sus libros es Right Across the World: The Global Networking of the Far-Right and the Left Response.

Estamos frente a un escenario de pesadilla: Incapaz de reclutar suficientes soldados de la Federación Rusa, Vladimir Putin acepta la oferta del líder norcoreano Kim Jong-un de enviar 100.000 norcoreanos para unirse al malogrado intento del presidente ruso de tomar Ucrania. Kim ha prometido también enviar trabajadores norcoreanos para ayudar a reconstruir la región de Donbás de ese país, partes de la cual han destruido las fuerzas rusas con objeto de «salvarla». Considere esto como un eco inquietante de la ayuda fraternal que los Estados comunistas de Europa del Este proporcionaron a Pyongyang en la década de 1950 después de la devastación de la Guerra de Corea.

La actual conexión amorosa entre Rusia y Corea del Norte no tiene precedentes. El Kremlin ha proporcionado a una sucesión de Kims apoyo militar y económico. Sin embargo, si Putin acabara contando con tantos soldados y trabajadores norcoreanos, sería la primera vez que ese país le devolviera el favor de forma significativa. Como anticipo de la nueva relación, Pyongyang ya está ayudando al esfuerzo bélico de Moscú con envíos de cohetes y munición de la época soviética.

Una alianza aún más estrecha entre Moscú y Pyongyang, a un paso ya de la realidad, sugiere la posibilidad de una futura Unión Euroasiática de autocracias, incluyendo a China y a varios estados de Asia Central. Hace tan solo unos años, una alianza antioccidental que representara casi el 20% de la masa terrestre del mundo y aproximadamente el mismo porcentaje de su población habría parecido realmente improbable. A pesar de sus tendencias autocráticas, Rusia seguía pretendiendo ser una democracia y, junto con China, mantenía unas relaciones económicas razonables con Occidente. Corea del Norte, en cambio, era un extraño aislado, que sufría una dictadura hereditaria y fuertes sanciones que restringían su acceso a la economía mundial.

Ahora, en lugar de adoptar las normas políticas y económicas de la comunidad internacional, Corea del Norte se sitúa al frente del pelotón antiliberal mientras Kim agita su bandera de guía para animar a otros a seguir su camino. Putin, por ejemplo, parece dispuesto a seguir su ejemplo con entusiasmo. En la última década, después de todo, ha tomado medidas para eliminar la sociedad civil rusa, al tiempo que ha creado una economía corporativista de arriba abajo. Tras ordenar la invasión de Ucrania en febrero, el líder ruso se enfrenta ahora al mismo tipo de régimen de sanciones que asola a Pyongyang, obligando a su país a seguir su propia versión del juche, la filosofía norcoreana de autosuficiencia. Ambas naciones han sustituido en gran medida sus ideologías de gobierno de la década de 1990 -el comunismo en Corea del Norte, la democracia en Rusia- por un nacionalismo feo y xenófobo.

A un nivel más fundamental, tanto Corea del Norte como Rusia son ejemplos de excepcionalismo. Desde su fundación después de la Segunda Guerra Mundial, Corea del Norte se ha considerado en general una excepción a cualquier norma que rija la conducta internacional. La invasión rusa de Ucrania, por su parte, ha cimentado la versión de Putin de un nuevo excepcionalismo ruso, destinado a enterrar de una vez por todas los esfuerzos de Mijaíl Gorbachov y Boris Yeltsin por hacer que la Unión Soviética y sus Estados sucesores se ajustaran más a las normas mundiales.

Rusia y Corea del Norte tampoco son excepcionales en su excepcionalismo. El desprecio a las autoridades internacionales se ha convertido en parte integrante de un creciente populismo autoritario, que se ha manifestado como un enfado con la globalización económica y un desencanto con las élites democráticas liberales que han apoyado ese proyecto. Aunque el ataque al liberalismo y la adopción del excepcionalismo antiliberal han tomado una forma muy violenta en la guerra de Ucrania, pueden encontrarse en formas menos virulentas, pero no menos preocupantes, en Europa (Hungría), Asia (Myanmar), África (Etiopía) y América Latina (Brasil).

La zona cero del excepcionalismo moderno, sin embargo, ha sido siempre Estados Unidos, donde un consenso bipartidista de larga data sostiene que Estados Unidos tiene derecho a hacer casi todo lo que quiera para mantener su hegemonía mundial. Por supuesto, el excepcionalismo aquí también se encuentra en un espectro, con internacionalistas liberales como Joe Biden en un extremo y Donald Trump, un autócrata de estilo ruso en ciernes, en el otro. Dicho de otro modo, hay una lucha creciente aquí sobre el grado en que este país debe jugar bien con los demás.

Lo que está ocurriendo en Ucrania -con una potencia excepcionalista que intenta aplastar un sistema internacionalista liberal- es una versión de esa misma lucha de poder. De hecho, el baño de sangre que se está produciendo allí anticipa el tipo de carnicería que podría producirse en este país si Donald Trump o algún político como él llegara a la Casa Blanca en 2024.

¿El fin de la adhesión?

Los nacionalistas odian la globalización porque creen que los organismos internacionales no deberían escribir las reglas que limitan la conducta de sus gobiernos.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro, al estilo de Trump, ha arremetido contra los organismos de la ONU y las organizaciones medioambientales transnacionales por sus críticas a su enfoque de laissez-faire en la destrucción de la selva amazónica. A los euroescépticos, como el húngaro Viktor Orban, y a los brexiteros del Reino Unido, les disgusta tener que acatar las normas de la sede de la Unión Europea (UE) en Bruselas, que abarcan desde el tamaño de los pepinos hasta la libertad de prensa. Trump es famoso por haber retirado a Estados Unidos de todos los acuerdos internacionales que se acercaban a su machete MAGA, incluyendo el acuerdo climático de París, el acuerdo nuclear con Irán y el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio.

Ucrania se ha movido en la dirección opuesta. Después de que las protestas del Euromaidán de 2014 enviaran a su presidente prorruso, Víktor Yanukóvich, a la calle, los gobiernos más o menos liberales que le siguieron no se privaron de apelar al nacionalismo ucraniano. Sin embargo, también estaban dispuestos, incluso deseosos, de someterse a las normas y reglamentos de las potencias externas, al menos de las más occidentales. Las luchas políticas ucranianas de 2013-2014, después de todo, se centraron en el deseo de unirse a la UE, cuyo apoyo ha superado recientemente el 90%.

Putin, por supuesto, ha ofrecido a Ucrania un tipo de adhesión muy diferente: en una hermandad eslava. Cualesquiera que sean las ventajas o desventajas de una futura asociación estrecha con Rusia y la vecina Bielorrusia, ésta se derivaría del cumplimiento de los dictados parroquiales del Kremlin. En otras palabras, Ucrania se enfrenta a una elección demasiado clara: convertirse en un socio involuntario del excepcionalismo ruso o acceder voluntariamente a las reglas de Occidente. Ante tales opciones, no es de extrañar que el euroescepticismo apenas tenga allí huella.

Por supuesto, Ucrania tampoco es el único país que desea llamar a la puerta de la UE. Varios otros están ya en la cola, incluyendo sin duda -si vota por separarse del Reino Unido y sus Brexiteers- a Escocia. Para Europa, en respuesta a los desafíos de la globalización económica, incluyendo las presiones para privatizar y una potencial carrera de fondo en lo que respecta a las regulaciones ambientales y laborales, la respuesta ha sido establecer un sistema transnacional que preserve al menos algunas características socialdemócratas. Y eso parece un compromiso atractivo para una serie de países que se apiñan a las puertas de la UE, expuestos a los duros vientos del libre comercio y la deuda onerosa.

Pero el Brexit no ha sido el único desafío al poder y la amplitud de la Unión Europea. La negativa a acatar las políticas democráticamente determinadas por Bruselas ha unido a los populistas de derechas en Hungría, Polonia y la República Checa, incluso cuando ha generado una fuerte corriente de euroescepticismo en países como Rumanía. El apoyo a la extrema derecha -así como a la izquierda euroescéptica- sigue siendo fuerte en Francia, especialmente entre los jóvenes. Una coalición de partidos de extrema derecha, históricamente alérgica al federalismo europeo, está a punto de hacerse con el gobierno de Italia tras las elecciones de este mes. De hecho, la UE se enfrenta a una amenaza aún mayor que su posible fragmentación: una toma de posesión hostil por parte de fuerzas de derechas decididas a destruir el sistema desde dentro.

Este tipo de nacionalismo autoritario también va en aumento en otros lugares. Según las métricas del instituto de investigación Freedom House, financiado en gran parte por el gobierno, solo el 20% de la población mundial vive ahora en países «libres». (En 2005, era el 46%.) Y de ese 20%, muchos se encuentran en países donde los nacionalistas autoritarios -Trump en Estados Unidos, Marine Le Pen en Francia, Benjamín Netanyahu en Israel- tienen una posibilidad plausible de tomar o retomar el poder en un futuro próximo.

Qué diferencia con los años 90, cuando gran parte de la antigua esfera soviética se apresuró a unirse a la UE tras la disolución del Pacto de Varsovia. También en esa década, incluso China presionó mucho para entrar en la Organización Mundial del Comercio, consiguiendo finalmente el apoyo de Washington en 1999. Fue una época tan dorada de conferencias de las Naciones Unidas y de acuerdos internacionales -desde la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo hasta el Estatuto de Roma por el que se creó la Corte Penal Internacional- que el nombre que la ONU eligió para la década de los 90, la Década del Derecho Internacional, parecía extraordinariamente acertado. Por desgracia, hoy parece más bien historia antigua.

Por supuesto, la necesidad de cooperación internacional no ha desaparecido. Pensemos en el cambio climático, las pandemias y la pérdida de biodiversidad, por mencionar solo tres crisis urgentes. Pero el entusiasmo por crear compromisos internacionales vinculantes ha disminuido hasta desaparecer. El acuerdo climático de París de 2015 fue voluntario. La cooperación transnacional durante la pandemia de la covid, más allá de los círculos científicos, fue mínima y a menudo se vio socavada por las restricciones a la exportación de suministros médicos críticos. Los acuerdos de control de armas nucleares siguen estancados, mientras la «modernización» de dichos arsenales continúa a buen ritmo y los presupuestos militares aumentan a medida que el comercio de armas alcanza nuevos máximos.

La década de 2020 se perfila como la Década de la Burla Internacional. La tragedia de Ucrania no solo radica en su geografía, tan cercana a Rusia y tan alejada de Dios, sino en su momento. Hace tres décadas, tras la implosión de la Unión Soviética, el deseo de Ucrania de adherirse a las normas internacionales no era nada extraordinario y su voluntad de renunciar a sus armas nucleares era universalmente aplaudida. La peor respuesta que podría haber suscitado una solicitud de adhesión a la UE en aquel entonces era la frialdad de Bruselas. Hoy, el deseo de unirse a Europa ha llevado a la guerra.

Hacia la autocracia

Los autócratas suelen esconderse detrás de la soberanía. China argumenta que lo que ocurre con su minoría uigur en la provincia de Xinjiang no es asunto de la comunidad internacional. Corea del Norte insiste en que tiene el derecho soberano de desarrollar armas nucleares. Y, por supuesto, en Estados Unidos, el equipo MAGA de Donald Trump rechaza con firmeza que esos altaneros extranjeros juzguen el apego de los estadounidenses a los combustibles fósiles, los muros fronterizos y las armas de todos los tamaños.

La soberanía fue una vez la prerrogativa del rey; él era, después de todo, el soberano. Los autócratas de hoy, como Vladimir Putin, tienen más probabilidades de haber sido votados para ocupar el cargo que de haber nacido en él, como Kim Jong-un. Las elecciones que elevan a estos autócratas pueden ser cuestionables (y es probable que lo sean cada vez más durante su reinado), pero el apoyo popular es una característica importante del nuevo autoritarismo. Putin cuenta actualmente con el apoyo de alrededor del 80% de los rusos; el índice de aprobación de Orban en Hungría ronda el 60%; y aunque Donald Trump podría volver a ganar probablemente solo gracias a la supresión de votantes y a las características cada vez más antidemocráticas incorporadas al sistema político estadounidense, millones de estadounidenses pusieron a Trump en la Casa Blanca en 2016 y siguen creyendo de verdad que es su salvador. Bolsonaro en Brasil, Nayib Bukele en El Salvador, Narendra Modi en la India, Kais Saied en Túnez: todos ellos fueron elegidos.

Sí, tales líderes son nacionalistas que a menudo actúan como populistas al prometer todo tipo de dádivas y panaceas que hagan sentirse bien a sus partidarios. Pero lo que hace que los autócratas de hoy sean especialmente peligrosos es su excepcionalismo, su compromiso con el tipo de soberanía que existía antes de la creación de las Naciones Unidas, la anterior Sociedad de Naciones o incluso el Tratado de Westfalia que estableció el sistema interestatal moderno en Europa en 1648. Tanto Trump como Xi Jinping se remontan a una Edad de Oro, la de los gobernantes que contaban con la lealtad incuestionable de sus súbditos y ejercían un dominio incuestionable, salvo por otros monarcas.

La soberanía es la última baza de los triunfos. Puede utilizarse para poner fin a cualquier discusión: Soy el rey de este castillo y mi palabra es ley dentro de sus muros. Los autócratas no suelen ser jugadores de equipo, pero cada vez más las democracias juegan también la carta de la soberanía. Incluso Rusia, al violar de forma tan evidente la soberanía ucraniana, lo ha hecho argumentando que Ucrania siempre había sido parte de Rusia.

La guerra en Ucrania se reduce a un conflicto entre dos concepciones del orden mundial. La primera se define por un excepcionalismo de uno contra todos, la segunda por una cooperación transnacional de todos contra todos. Desgraciadamente, esta última se ha asociado a la globalización económica (que en realidad consiste en una competencia despiadada, no en la cooperación mundial), al elitismo político al estilo de Davos (que suele estar más centrado en la colusión que en la colaboración transparente) y a la migración transfronteriza (que es el resultado de las guerras, las miserias de la desigualdad económica mundial y la pesadilla cada vez más devastadora del cambio climático). El enfado con estos tres elementos del «globalismo» empuja a los votantes a apoyar al «otro bando», más comúnmente un excepcionalismo autoritario que un auténtico internacionalismo.

El sombrío punto final de tal involución política podría ser una Rusia con características norcoreanas: aislada, beligerante y tiránica. Hoy en día, los países que toman ese camino se arriesgan a tener el estatus de forajido que Corea del Norte ha disfrutado durante 75 años. La pregunta es: ¿qué pasa si, en algún momento futuro, los proscritos constituyen la mayoría?

Sin embargo, lo verdaderamente aterrador es que este conflicto geopolítico más amplio es una guerra de dos frentes. Incluso cuando Occidente se une contra la Rusia que construyó Putin, se encuentra luchando contra variantes autóctonas de excepcionalismo autoritario, desde Trump hasta Orban. Piensen en esto como la versión geopolítica de ese giro tan común en las películas de terror: la llamada telefónica del asesino en serie que resulta proceder de casa.

¿Podrá la heroína de esta historia, el verdadero internacionalismo, sobrevivir al ataque de maníacos sin ley empeñados en revivir un mundo de soberanos que no rinden cuentas y en promover una guerra de todos contra todos? Solo podemos esperar que nuestra heroína no solo sobreviva a estos desgarradores desafíos, sino que siga protagonizando secuelas menos horripilantes y más edificantes.

Voces del Mundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s