Hay que erradicar la corrupción y el sectarismo para resolver los problemas de Iraq

Haifa Zangana, Middle East Monitor, 11 enero 2023

Traducido del inglés por Sinfo Fernández


Haifa Zangana es una escritora y activista iraquí. Fue asesora del informe del PNUD “Towards the Rise of Women in the Arab World” (2005) y, como consultora de la CESPAO (Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental), colaboró en la elaboración del informe «Arab Integration» y al informe «Towards Justice in the Arab World», respaldados por el secretario general de la ONU.

Sus escritos se publican regularmente en medios de comunicación árabes y occidentales y es columnista semanal de Al Quds Al Arabi.

Actualmente trabaja con expresas políticas en Túnez para que escriban sus propias experiencias en el marco del proceso de justicia transicional.

Tras décadas de guerra, asedio y ocupación, es raro ver alegra al público iraquí; raro ver a mujeres y hombres riendo y cantando alegremente juntos en un lugar que les una. Respiran el significado de ser iraquí con colores brillantes lejos del negro luto que se ha convertido en la norma diaria a regañadientes. Es raro. Y, sin embargo, miles de iraquíes y árabes se reunieron en un ambiente muy alegre para la inauguración de la Copa del Golfo esta semana, ya que Iraq acogía el torneo por primera vez desde que se celebró en Bagdad en 1979.

La ceremonia inaugural resumió la civilizada historia del país y la unidad de emociones que trascienden el sectarismo religioso, las luchas nacionales y todo lo demás que ha contaminado el nombre de Iraq desde la invasión y ocupación lideradas por Estados Unidos en 2003. Fue una noche propicia para que los visitantes de la ciudad de Basora disfrutaran de la hospitalidad de sus gentes, conocidas por su amabilidad y generosidad. La inauguración del torneo en el Estadio Internacional de Basora -también conocido como el Estadio del Tronco de Palmera- fue un emotivo recuerdo para los lugareños, ya que la ciudad se enorgullecía antaño de sus 16 millones de palmeras, la mayoría de las cuales fueron destruidas por las guerras entre 1980 y 2003.

La inauguración fue deslumbrante con la iluminación colocada. La Compañía Eléctrica Iraquí confirmó que iluminó las carreteras de acceso a la Ciudad Deportiva, sus alrededores y sus puertas con nuevas instalaciones de alumbrado. Los altos funcionarios locales supervisaron sobre el terreno la movilización del personal de la compañía eléctrica para la Copa del Golfo.

Esto garantiza que los aficionados al fútbol y los telespectadores dispongan de electricidad durante el torneo, pero plantea muchas preguntas. ¿Por qué los medios de comunicación dan tanta importancia a los preparativos para proporcionar una iluminación adecuada? ¿Qué tiene de inusual iluminar un estadio internacional de fútbol y las calles circundantes? ¿Por qué no se supervisa y prevé en todo momento que toda Basora disponga de un suministro eléctrico adecuado? ¿Se va a sumir la zona en la oscuridad cuando termine el torneo?

Si los organismos gubernamentales responsables son capaces de cumplir los requisitos de la FIFA para albergar el torneo, y en un tiempo récord, ¿por qué no pueden hacer el mismo esfuerzo para proporcionar el suministro eléctrico básico esencial que necesitan los ciudadanos iraquíes desde hace 20 años, y que es su derecho fundamental, no un favor de los funcionarios? ¿O es que esta repentina aparición de una luz eficiente solo sirve para invertir recursos saqueados con el fin de salvar las apariencias? Se ha calificado al fútbol ha sido calificado como la nueva religión del mundo, por lo que es el vehículo perfecto para salvar las apariencias al tiempo que se oculta la realidad de la miserable vida cotidiana de la mayoría de los iraquíes.

La gente tiene derecho, por supuesto, a aliviar su dolor, pero esto no debe hacerse tapando las verdaderas causas de la enfermedad e impidiendo una recuperación completa.

La realidad de la ciudad de Basora, como la de otras provincias y ciudades iraquíes, incluida la capital, Bagdad, es que las calles están oscuras y llenas de basura. La población local ha rogado a los funcionarios que visiten la ciudad para que comprueben por sí mismos la situación y comprendan que los cortes de electricidad, cualquiera que sea su causa, no solo significan falta de luz, sino también la paralización de la vida cotidiana, los servicios médicos y el desarrollo económico.

Los habitantes de Basora se enfrentan a una crisis diaria con la falta de agua potable debido a la salinidad, el impacto de la sequía y el aumento de las temperaturas, que se encuentran entre las más altas del mundo. La contaminación crónica amenaza a todos, especialmente a los niños, con enfermedades que son fáciles de eliminar si existe una intención sincera de encontrar soluciones y poner fin a la codicia de los políticos corruptos. Esta codicia se ha tragado las asignaciones financieras y ha obstaculizado la realización de más de 90 proyectos de depuración y desalinización de agua. Esto ocurre en una ciudad rica en petróleo, ingenieros y trabajadores cualificados, pese a que el 80% de las ventas de petróleo y gas contribuyen al presupuesto estatal iraquí.

Las pésimas condiciones no se limitan a la electricidad, el agua y la contaminación; también incluyen el deterioro de la situación de seguridad. Como los de otras provincias, los habitantes de Basora viven con la tensión derivada de los conflictos entre las milicias afiliadas a los partidos del gobierno y las disputas entre clanes. Los manifestantes que ponen de relieve estas terribles condiciones son objeto de todos los medios de violencia. Los informes de la ONU confirman el fracaso de las comisiones oficiales a la hora de investigar los secuestros y asesinatos de manifestantes, y la indiferencia a la hora de pedir cuentas a los responsables. Aparte de dos casos centrados en miembros de bajo rango de las fuerzas policiales, los crímenes se atribuyen a «elementos armados no identificados».

La inmunidad penal se debe a que varios investigadores que trabajan en casos delicados se enfrentan a amenazas de represalias. Un informe de la UNAMI, por ejemplo, ofrecía detalles del asesinato de un agente de inteligencia asignado por el Tribunal de Investigación de Basora para investigar casos de «escuadrones de la muerte» con el apoyo de agentes de inteligencia del Ministerio del Interior. Se dijo que los crímenes habían sido perpetrados por «elementos armados no identificados». El 7 de diciembre de 2021, un artefacto adosado a una motocicleta explotó en Basora, matando a dos civiles e hiriendo a otros cuatro, poco después de que un agente de investigación pasara por allí en un vehículo.

La generosa Basora sigue teniendo su parte de la injusticia que se cierne sobre todo Iraq. Éste y otros problemas del país solo podrán resolverse cuando se erradiquen los virus de la corrupción y el sectarismo, y todo lo que se ha creado para perpetuarlos.

(Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 9 de enero de 2023)

Foto de portada: Los aficionados muestran su apoyo antes del primer partido de la 25ª Copa de Naciones del Golfo entre Iraq y Omán en el Estadio Internacional de Basora en Basora, Iraq, el 6 de enero 2023 [Ayman Yaqub/Anadolu Agency].

Voces del Mundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s